Las franquicias resultan atractivas para los empresarios que no tienen en mente iniciar un negocio desde cero, ni quieren dejar de ser sus propios jefes, además de que pueden contar con el apoyo de la empresa matriz para garantizar su éxito.

Pero, ¿cómo elegir la compañía adecuada? Aún teniendo una idea general del ámbito comercial en el que se busca incursionar, existe una amplia variedad de marcas y sobretodo precios que pueden influir en la decisión. Es por ello que previo a estudiar con detenimiento el campo, es necesario evaluar una serie de puntos como los que enlistamos a continuación.

¿Cuáles son mis objetivos personales?

Responde esa pregunta, recordando que no serás un creador, sino un implementador, así que evalúa cómo quieres dar un salto en tu carrera.

Designa un capital

Poner en marcha una franquicia puede implicar costos, incluso si se trata de una marca reconocida, pues los clientes deben descubrir la nueva ubicación, así que hay que tomar en cuenta la comercialización dentro del período de pérdidas netas.

Evalúa tus puntos fuertes

Pídele ayuda incluso a tus amigos para saber qué tanto va contigo la visión del negocio que estás considerando.

Analiza más allá

Indaga también sobre los aspectos negativos de la franquicia de tu interés, siempre en fuentes confiables. Por ejemplo, investiga si ha aumentado su tasa de cierre o cuántas franquicias han abierto en el último año.

Habla con otros propietarios de franquicias

En la medida de lo posible, habla con ellos sobre los pros, contras y gastos que no suelen mencionarse. Hazles las preguntas que te aquejan y si le recomendarían ese modelo de negocios a un familiar cercano, así podrás conocer de primera mano su experiencia.

Haz un análisis de costo / beneficio

Ten en cuenta los beneficios que se obtendrán al ser una marca establecida con un mercado ya delimitado. Por otro lado, enumera los costos y responsabilidades, como la tarifa de la franquicia, el capital destinado a mercadotecnia y también lo que se destinará a las regalías.

Finalmente, recuerda que la apertura de una franquicia debe implicar una ganancia para ambas partes.