Existen muchas personas intentando vivir dos clases de vida: la personal y la laboral. Esto sugiere encontrar un balance entre ambas y no dejar que una afecte considerablemente a la otra y, por otra ende, categorizar a la gente con la que nos relacionamos diariamente.

De un lado tenemos a nuestros compañeros del trabajo y del otro, a nuestros familiares y amigos. Sabemos que no son iguales y requieren un trato distinto, pues compartimos nuestro tiempo con ellos de diferente manera. En este punto, pareciera que separarlos no tiene sentido, ya que siempre se habla de que una carrera profesional exitosa está ligada a la estabilidad personal.

Tu vida personal es todo aquello que haces fuera de la oficina, las cosas que haces para descansar, relajarte, divertirte e incluso prepararte para la junta de la próxima semana, así que cuando enriqueces tu vida profesional y la privada, te conectas más contigo mismo. Digamos que cuando disfrutas tu vida personal, puedes ser aún más creativo y productivo en tu trabajo.

Un buen consejo para mantener el balance, es procurar salir a tiempo del corporativo y no llevarte los pendientes a casa, a menos que sea necesario. Evita que tu casa se convierta en tu oficina, mejor relájate, disfruta a tu familia, tu mascota, tu tiempo libre. Realiza alguna actividad para despejar tu mente y dejar el celular apartado de tus manos.

En cuanto al horario laboral, de ser posible, toma pequeños descansos para recargar energía. Resulta cansado concentrarse y ser productivo durante tantas horas del día, por eso sal a caminar unos minutos o al menos levántate de tu lugar, come un snack, revisa alguna de tus redes sociales, pero ojo, siempre separando tus cuentas personales de las laborales.

Otra opción para combinar sanamente ambas facetas de tu vida, es aumentar tus skills leyendo en tus ratos libres libros especializados, acudiendo a seminarios o diplomados relacionados a tu profesión, para así ser más competitivo y propiciar no sólo tu desarrollo personal, sino el de tu equipo.

Si disfrutas tu trabajo y las personas con las que lo realizas, esa necesidad de separar tu vida laboral de la personal, gradualmente desaparecerá y se convertirá en un ambiente más óptimo para la productividad y el alcance de metas en común.